Todos los niños son artistas, sin embargo al crecer, la mayoría de las personas no desarrollan su talento artístico más allá del nivel que alcanzan a la edad de nueve o diez años.

Parece inexplicable como el progreso en el dibujo se detiene a una edad temprana, mientras la mayoría de las actividades mentales y físicas cambian y se desarrollan hacia la edad adulta.

Estos niños crecen y se convierten en adultos que afirman nunca supieron dibujar a pesar de recordar que de pequeños sentían pasión por el dibujo.

La explicación a esto es sencilla, a los niños se les corta la capacidad creativa y artística porque no es una habilidad imprescindible en nuestra cultura. Por lo tanto muchos adultos han dejado morir su lado artístico porque no desarrollaron esa habilidad.

No permitas que el artista que llevas dentro desaparezca. Coge un lápiz. Todavía estas a tiempo de salvarlo.